lunes, 14 de agosto de 2017

LA MAGIA DE LA LECTURA

Desalentadoras las cifras que hablan del porcentaje de lectores entre la población de este País en general y de los jóvenes en particular, que nos conducen a una conclusión que deja pocas dudas y esperanzas a la hora de confiar en una recuperación en este sentido a medio plazo.
A ello habremos de añadir el deplorable hecho de que la tecnología imperante, que puede y debe ayudar a este fin, no colabora ni ayuda lo más mínimo, sino más bien al contrario, ya que simple y llanamente lo utilizan para otros menesteres que nada tienen que ver con las capacidades y potencialidades formativas que poseen y que no llegan aprovechar.
Los más jóvenes, desde su más tierna adolescencia, permanecen demasiadas horas al día, absorbidos por completo por esa tiranía que ejerce el móvil en sus vidas, seduciéndolos de tal forma, que han visto reducidas hasta las relaciones directas entre ellos.
Y es que se interpone la dictadura de un aparato en el que depositan todas las comunicaciones que antes llevaban a cabo de tú a tú, y que ahora, pese a estar en grupo, lo llevan a cabo a través del susodicho ingenio, que ha sustituido la comunicación interpersonal, por la pantalla de un móvil, que los ha fascinado y seducido hasta la extenuación.
Un ingenio de la tecnología moderna que permite y facilita el acceso a una necesaria lectura que han marginado en aras de un uso lúdico que nada tiene que ver con las bondades, el disfrute, la magia y el encanto que la afición y la práctica de la lectura procura a quienes tienen el acierto y la sapiencia suficientes para valorar esta valiosa y hermosa dedicación que ilustra, divierte y entretiene.
Todo ello a la par que seduce y transporta al lector a mundos reales e imaginarios que nos llenan de emoción y magia y que nos conducen a hechos y lugares históricos, pasados y presentes, a la vez que nos introducen en mundos futuros aún por descubrir.
Donde la literatura a través de la novela, el teatro, el ensayo y la poesía, sin encontrar límites ni espaciales ni temporales, nos sumergirán en nuevos y emocionantes mundos, en una experiencia vital inolvidable, que enriquecerá nuestra cultura y nuestro tiempo, a la vez que nos proporcionará el placer y la satisfacción que el viajero experimenta en su aventura a lo largo del real o imaginario trayecto.
Pocos placeres nos han sido dados a los humanos como el hermoso y agradecido regalo de la lectura. Cuando un libro nos atrae intensa y profundamente, deseamos que el tiempo pase más rápido, más fugaz, más vertiginoso, de tal forma que vuelva a llegar el momento en que nos introduzcamos de nuevo en él, en su mundo, en su localización, donde los personajes con frecuencia se desenvuelven conformando un mágico e irreal espectáculo, que el apasionado y entregado lector transforma de imaginario en real, de virtual en tangible.
Pero nuestros jóvenes no parecen estar en ello, en la labor de formarse, entretenerse y vivir mundos nuevos a través de los libros. Prefieren embeberse en esa tecnología que pese a sus posibilidades a estos efectos, únicamente les procura una diversión pasajera, sin posibilidad alguna de conocer nuevos escenarios que los deleitarán, pero que no han hallado aún, inmersos como están en otros tecnológicos universos.

lunes, 7 de agosto de 2017

LA FIESTA SOSTENIBLE

Ahora, que este sufrido y socorrido término está siendo universalmente utilizado para hacer referencia a la compatibilidad con los recursos, el medio ambiente o variables diversas encuadradas dentro de la sociedad, la cultura, la economía y tantos otros que aquí podríamos citar, nos encontramos con un nuevo ámbito donde puede aplicarse, que es ni más ni menos que en la llamada Fiesta Nacional.
Y es que el Gobierno Balear, ha decidido que permitirá las corridas de toros, sólo si en la plaza no hay derramamiento de sangre, es decir, si el noble animal no es torturado ni sacrificado en el coso taurino,  algo que viene sucediendo desde hace siglos en miles de ruedos de todo el País, y que parece estar tocando su fin.
Diríase que se ha entonado un canto de sirena, que cada vez era más demandado, y que tiene su precedente en varias Comunidades que incluso han prohibido este anacrónico espectáculo sentando las bases para el comienzo del fin del mismo, o al menos, el final de la negación del cruel derramamiento de sangre, que hacía de esta mal llamada fiesta nacional, un espectáculo denigrante.
Es por ello que a partir de ahora, y a medida que se vayan uniendo otras Comunidades, se harán las corridas de toros sostenibles, por el hecho de la compatibilidad y el respeto con la vida, la ética y la estética que a partir de ahora se mantendrá a la hora de torear a un animal en un ruedo, sin maltratarlo, sin derramar sangre, sin matarlo, en un espectáculo que a partir de ahora, seguirá siendo una corrida de toros, pero sin matador.
Las tres formaciones que apoyan al actual Ejecutivo regional, que preside la socialista Francina Armengol, han presentado este jueves la proposición de ley de «regulación de las corridas de toros en Baleares». Elaborada conjuntamente por el PSOE, la coalición nacionalista MÉS —tanto de Mallorca como de Menorca— y Podemos, la citada futura norma sin prohibir expresamente los festejos taurinos, es sumamente restrictiva por lo que se refiere a su celebración.
Podrá haber festejos en las plazas de la Comunidad siempre y cuando no se hiera o se mate al toro. En ese sentido, únicamente se podrán utilizar capotes y muletas, pero en ningún caso objeto punzante alguno. Además, no se podrán utilizar caballos en los cosos y estará prohibida la entrada a los menores de 18 años, así como la venta de alcohol.
En tanto sucede esto, el Govern ha recibido un requerimiento del Ejecutivo central en el que se avisa de la posible "inconstitucionalidad" de varios de los artículos de la regulación de las corridas de toros en Baleares, algo que ofende la más elemental de las sensibilidades, al utilizar un recurso de este calado ante el más alto tribunal del Estado, garante de las libertades, derechos y obligaciones de los ciudadanos.
 Algo que parece absurdo y totalmente fuera de lugar por parte de quienes se empeñan en denunciar como inconstitucional un hecho que no es más que la manifestación de una sociedad avanzada que rechaza un espectáculo que algunos se siguen empeñando en afirmar que corresponde al bagaje cultural de este País.
Digno de aplaudir y celebrar esta decisión del gobierno de las Baleares, que sería deseable se extendiera al resto del País, algo que parece imparable a medio plazo, y que supone un gran paso adelante en la supresión de un rito violento y cruel, en un coso dónde los espectadores lo celebran como si de una fiesta se tratara.

martes, 1 de agosto de 2017

LAS URNAS DE LA DISCORDIA

En todas las culturas, se narran historias, cuentos y fábulas, que a modo de moralejas, nos proponen ejemplos a seguir, con una serie de máximas y parábolas, que pretenden aleccionar al lector que con estas sentencias se encuentra.
Son en definitiva metáforas, protagonizadas por animales, que con su espontánea y agradecida intervención, nos proporcionan suculentas enseñanzas que podemos observar en nuestra vida diaria, a la que imitan y parangonan en una sabia, ejemplar y lúdica forma de ilustrar nuestra existencia.
Aunque suelen utilizar personajes infantiles y adquirir el formato de narraciones a ellos dirigidos, su didáctica y si mensaje va dirigido con frecuencia a los adultos, que son los que mayor provecho y beneficio de ellas pueden extraer.
He aquí, a continuación, algunos de estos ejemplos que ilustran a la perfección comportamientos humanos por todos conocidos en este País, y que nos traen de cabeza desde hace ya demasiado tiempo, como para que no nadie los ponga remedio. Ambos relatos, utilizan a los ratones como protagonistas del cuento.
Habitaban unos ratoncitos en la cocina de una casa cuya dueña tenía un hermoso gato, tan buen cazador, que siempre estaba al acecho. Los pobres ratones no podían asomarse por sus agujeros, ni siquiera de  noche. No pudiendo vivir de ese modo por más tiempo, se reunieron un día con el fin de encontrar un medio para salir de tan espantosa situación.
Atemos un cascabel al cuello del gato – dijo un joven ratoncito -, y por su tintineo sabremos siempre el lugar donde se halla.
Tan ingeniosa proposición hizo revolcarse de gusto a todos los ratones, pero un ratón viejo dijo con malicia:
Muy bien, pero ¿quién de ustedes le pone el cascabel al gato?
Nadie contestó.
En este otro caso, como queda dicho, también serán los roedores los actores principales del juego: Dos niños serán escogidos al azar, aunque previamente se puede sortear para ver quiénes son los afortunados. Uno de estos dos  niños tendrá el papel de gato y otro el de ratón.
Una vez elegidos, los niños que forman el corro tendrán que entonar la siguiente canción: 'Ratón que te pilla el gato, ratón que te va a pillar, si no te pilla esta noche, mañana te pillará'.
Mientras suena la canción, el ratón correrá haciendo zigzag por los huecos formados entre los brazos de los participantes.
Mientras tanto, el gato le tendrá que perseguir, pero los participantes bajarán los brazos y no le dejarán pasar, aunque puede colarse entre los agujeros, siempre y cuando no los rompa al pasar.
Cuando el gato toca al ratón, el juego finalizará y entonces el ratón pasará a ser el gato y escoger a una persona para que haga de ratón.
Dos ejemplos cuya moralejas e podría aplicar a una situación como la catalana, dónde gobierno central y catalán, parecen jugar al ratón y al gato, en un juego demasiado arriesgado como para poder calificarlo de un alegre, divertido y aleccionador cuento.
Si la ley de referéndum se aprueba el día 6 de septiembre el gobierno tardará unas horas en presentar un nuevo recurso ante el TC que en el plazo de uno o dos días estará suspendida. La vicepresidenta del gobierno, aseguró que "al Estado le bastan 24 horas para paralizar la ley de referéndum".
Mientras tanto, en el gobierno catalán, nadie quiere hacerse cargo de la compra de urnas, salvo que lo hagan todos en conjunto. Y es que el miedo guarda la viña. Sin duda, todo lo citado,  es profunda y claramente revelador, a la hora de ayudarnos a entender estos hechos, que nada tienen de fábula, sino de enredo, intereses ocultos, y en cualquier caso, cruda realidad.

domingo, 30 de julio de 2017

LA IZQUIERDA DIVIDIDA

El fragmentado arco político español, condiciona poderosamente la imposibilidad de formación de unas mayorías estables que puedan dar un respiro a una confrontación constante y permanente que no deja lugar a una nueva etapa de entendimiento y alianzas necesarias para una buena y eficaz gobernanza.
Se da esta situación, tanto en la izquierda como en la derecha, pese a que es esta última la que está instalada en un gobierno que no obstante se ve obligado a pactar puntualmente para llegar a acuerdos que le permitan aprobar leyes y actuaciones de diverso orden, que necesitan de una mayoría.
Algo que aunque en precario, logra alcanzar de vez en cuando, pero que no le es posible trasladarlo a una  general y tranquilizadora disposición, ya que no siempre consigue sus propósitos a la hora de encontrar unos compañeros de viaje que se presten a semejantes bondades.
Y es que estos no abundan por los lares de un Congreso tan variopinto como el de nuestro País, dónde la segmentación es de tal calibre, que pensar en mayorías absolutas, es algo que pertenece a los tiempos de un pasado próximo, pero que seguramente jamás vuelva a repetirse, si tenemos en cuenta los frágiles lazos que más que aproximar, separan a los distintos grupos, empeñados como están en acorazarse tras unos programas que contienen demasiados puntos que los convierten en compartimentos estancos.
Tradicionalmente, siempre ha sido la derecha la que ha aplicado con férrea disposición aquello de que el que se mueve no sale en la foto, en alusión a una severa disciplina de partido que ha de respetarse por encima de todo, a la vez que se estimula una acción unitaria a la hora de la toma de decisiones, del respeto a las normas internas, y sobre todo, de votar al unísono cuando de ello se trata.
En la izquierda, sin embargo, ésta decidida y firme disposición de la derecha, nunca ha tenido demasiado éxito, permitiéndose una alegre, diversa y flexible división de ideas, posturas y pareceres, con la que han alardeado de una irreprochable democracia interna.
Esto, no obstante, les ha creado problemas con demasiada frecuencia, hasta el punto de que les ha llevado a un peligroso y traumático conflicto interno, que a punto ha estado de provocar una escisión en un partido centenario, absolutamente necesario para nuestra joven e inexperta aún democracia.
De esta forma, la izquierda más radical, representada por Podemos, aprovechó estos desastres del Psoe para apropiarse de una importante franja de sus votantes, que hasta un millón, pasaron a votarles, y que parece que a día de hoy, podrían volver a sus orígenes retornando a un partido ávido de votos perdidos por el camino.
Todo parece indicar que el giro que ha llevado a cabo Pedro Sánchez, podría lograr recuperar esa sangría de votos que le pusieron en un trance de pasar a ser un partido marginal, algo inimaginable para un histórico Partido Socialista, excesivamente escorado a la derecha, y que ahora ve cómo su nueva y flamante directiva levanta el puño en alto y canta La Internacional
En cualquier caso, la unión de acción de la izquierda se contempla en estos momentos como algo harto impensable y sumamente complicado de llevarse a efecto. Esto supondría un duro golpe para sus votantes, que contemplan cómo sus dirigentes, aquejados de una profunda desconfianza, se alejan de un deseado acuerdo.

miércoles, 26 de julio de 2017

LA AMBIGÜEDAD PERMANENTE

Dicho especialmente del lenguaje: Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión.
Dicho de una persona: Que, con sus palabras o comportamiento, vela o no define claramente sus actitudes u opiniones. Incierto, dudoso
Así define el diccionario de la Real Academia de la Lengua, este vocablo tan empleado por determinados ámbitos, donde su uso y abuso se presta para estar muy extendido cuando de decir una cosa y la contraria se trata, para dejar un espacio en blanco entre dos posiciones opuestas.
O lo que es lo mismo, para no definirse con claridad meridiana, para quedar bien entre dos partes encontradas, o en fin, para no pronunciarse clara y rotundamente sobre un tema comprometido, que puede desairar a unos y contentar a otros, función de lo proclamado.
Es todo un inaceptable recurso al que suelen acceder con excesiva frecuencia, los que por razón de su cargo temen perder adeptos a su causa en caso de que su pronunciamiento fuese cristalinamente unívoco y excesivamente claro y conciso.
Y así, quisieran así dejar bien sentada una incógnita, una duda, una vacilación, que piensan que no les va a comprometer, aunque generalmente no suele ser así, pues su auditorio capta con absoluta nitidez la doble y mal intencionada actitud interesadamente transgresora.
Táctica, en suma, llevada a cabo por todo tipo de gente y condición, y dónde sin lugar a dudas destacan los políticos sin escrúpulos, que suelen ser multitud, y que no dudan en sacar a la luz este detestable recurso, cuando de su utilidad piensan sacar provecho en beneficio de sus aviesas y oscuras intenciones partidistas y egoístamente personales.
Recientemente hemos tenido oportunidad de escuchar unas declaraciones de la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, a propósito del pretendido referéndum por la independencia Catalana, que constituyen un perfecto y claro ejemplo de una  ambigüedad perfectamente calculada.
La inefable Alcaldesa, ha manifestado que irá a la manifestación del próximo once de septiembre en pro de la independencia. Pero, al tiempo, muestra sus reservas ante la posibilidad de celebrar un referéndum unilateral, es decir, está con los independentistas y con los que no lo son, tratando de contentar a todos, algo que ambos bandos le han de recriminado por su hipócrita, calculada y cínica actitud.
Y así, ciertos sectores de Catalunya Sí que es Pot, señalaron que la participación de Colau en la manifestación convocada por la Asamblea Nacional no será secundada por buena parte de sus seguidores, al mismo tiempo que desde el movimiento independentista la acusan de ser excesivamente tibia en sus apoyos a dicho movimiento.
Le echan en cara además, que este doble juego, tiene el objeto de preparar el terreno para su salto a la presidencia de la Generalitat, necesitando para ello los votos de unos y otros, algo que quizás le nieguen en vista de un doble y ambiguo juego que le puede perjudicar más que beneficiar, pero que no parece preocuparle, dado el hecho de que con cada vez más frecuencia, recurre a esta estrategia arriesgada en extremo.

miércoles, 19 de julio de 2017

CIEN AÑOS DE GLORIA

A menudo se cometen errores e injusticias varias a la hora de opinar sobre la vida de personajes públicos, que lo fueron por destacar en el terreno de las artes, las ciencias o cualquier otra actividad social o privada con destellos en amplios sectores públicos que los llevaron a ser conocidos por divulgar su obra y hacerla extensiva a toda una colectividad con repercusión tanto a nivel nacional como allende nuestras fronteras.
Dichas inexactitudes, pueden ser tanto positivas como negativas, es decir, se puede exagerar a la hora de formular alabanzas que objetivamente se muestran excesivas e inmerecidas ante unos hechos constatados y evidentes, como el caso opuesto, en el que los méritos y el buen hacer comprobado y fuera de toda duda, es puesto en cuestión, negado y tergiversado con oscuras e inconfesables intenciones.
No siempre la mala intención y la inquina más insidiosa, guía a quienes tratan de echar por tierra el trabajo y la buena fama de quien teniendo derecha a ella y habiendo hecho los oportunos méritos, es vejado y ridiculizado con el objeto de negar sus virtudes.
Lo mismo sucede con quienes exacerban la actividad y el buen hacer, así como de su fama, de quien no tiene derecho a ello, por creer, quizás ingenuamente, sin intención culpable, que es merecedor de cuantos halagos se prodigan sin haber hecho nada que así lo justifique.
Esto es debido, con harta frecuencia, a un desconocimiento e ignorancia culpable o no, de los méritos y deméritos del personaje que se trate, debido a una ausencia total de la necesaria información, más o menos exhaustiva que debiera estar en poder de quién se permite el lujo de echar por tierra en un caso o de exagerar la labor en el otro, que es lo que suele ocurrir, cuando se emiten juicios de valor sin la correspondiente y oportuna información acerca de la vida y la obra del personaje analizado.
Y así, numerosos mitos y leyendas, auténticos héroes que mantuvimos en nuestro imaginario colectivo, admirados y conocidos por amplios sectores de la sociedad, originarios de nuestro País, y allende nuestras fronteras, no serían capaces de aguantar estoicamente un riguroso examen de sus vidas, cubiertas muchas veces de demasiados puntos sombríos y vergonzantes.
Al igual que tantos oscuros y apenas significados personajes, desconocidos, olvidados y pertinazmente ninguneados, que merecen todo el reconocimiento por su obra y su trabajo a lo largo de su vida, y que son cuestionados o despreciados por una historia que nos les ha querido reconocer cuantos méritos poseían, en un acto de una suprema e incalificable actitud, por parte de quienes gratuitamente se atreven a descalificarlos.
Gloria Fuertes, escritora de narrativa, poesía, teatro y prolífica autora de literatura infantil y juvenil, nació hace cien años. A los cinco, ya escribía y dibujaba sus propios cuentos. Publicó su primer poema con tan sólo catorce años, bajo el nombre  de “niñez, juventud, vejez”, y a los quince ya recita sus versos en Radio España de Madrid y a los diecisiete edita su primer libro de poemas, que titula “Isla Ignorada”, y a partir de entonces no deja de publicar, siendo becada en Estados Unidos para impartir literatura española y en España por la fundación Juan March de literatura infantil.
Su poesía fresca, espontánea y musical, adquiere una elevada dosis de ingeniosa ternura y dulce sensibilidad. Pese a todo ello y a su indudable calidad como representante de una literatura sencilla, de una contagiosa ingenuidad, alegre y fácil de entender incluso por los niños hacia quién fue dirigida gran parte de su obra, ha sido cuestionada como la gran escritora que es, seguramente por quienes no han leído su obra, o no se han molestado en vivir y sentir sus versos, incapaces de situarse a su altura y de captar su alma de poeta.
“Marinero sin tierra, náufrago sin velamen, huérfano de puerto, nave sin timón, rodeado de agua y sediento, rodeado de pescado y hambriento, rodeado de olas y sin saludos, rodeado de dólares y desnudo”.

jueves, 13 de julio de 2017

CIENTO CINCUENTA AÑOS DE SOLEDAD

Cien años de soledad, se publicó hace cincuenta años, el día treinta de mayo de mil novecientos sesenta y siete, después de que su autor, Gabriel García Márquez, a imagen y semejanza de Galdós, de Dickens, y de otros famosos escritores, publicasen previamente algunos capítulos en diversos medios de varios países, que en número, llegaron a ser más de veinte.
Llegó de esta manera a publicar siete de los veinte capítulos que contuvo definitivamente el libro, a modo de novelas por entregas, con la loable y agradecida intención de sondear entre sus lectores lo ya escrito y pasado al papel, y así, en función de la acogida recibida, quedaría definitivamente en él plasmado, o por el contrario sería objeto de cambios que serían trasladados al libro definitivo.
Y fueron muchas y notables las modificaciones introducidas que serían las que verían la luz en la soberbia y original obra del genial maestro del novedoso género denominado realismo mágico, movimiento literario que cultivaron numerosos escritores, muchos de ellos sudamericanos, que se extendió durante el siglo XX, y que se originó en la segunda mitad del siglo XIX, como reacción contra el romanticismo.
En la edición definitiva del libro, se contempla la ubicación de Macondo emplazado en un lugar sin determinar, apartado de la civilización, así como al coronel Aureliano Buendía llorando en el vientre de su madre, naciendo con los ojos abiertos, y viendo a José Arcadio que nace con todas sus partes humanas en lugar de nacer con una cola de cerdo, como temía su madre.
En otros casos, y siguiendo los consejos y sugerencias de amigos y lectores, introdujo novedades y cambios, como las treinta y dos guerras del coronel Aureliano Buendía, la subida al cielo en cuerpo y alma de Remedios Buendía, la muerte de Úrsula a la edad de ciento veintidós años, la peste del insomnio que azotó al pueblo de Macondo, y la lluvia que se prolongó durante cuatro años.
García Márquez utilizó de forma intensiva este recurso literario en su novela, hasta el punto de sumergir al lector en un mundo irreal, imaginario y fantástico, que llega en ocasiones a desbordarlo por completo a través de sus páginas, con increíbles relatos donde la capacidad de expresión, próxima al surrealismo, alcanza límites absolutamente memorables que rozan casi siempre la fantasía más asombrosa.
Y todo ello, con una pasmosa y admirable capacidad para narrar y describir hechos y personajes, siempre al límite del normal y lógico entendimiento, que queda superado por un poderoso e irrefrenable magnetismo que logra fascinar al conmocionado, sorprendido y agradecido lector.
De tal forma lo lleva a cabo, que apenas consigue dar crédito a su lectura, al comprobar cómo los muchos personajes que intervienen, se comportan como si los hechos que tienen lugar y que se suceden sin interrupción en sus atribuladas vidas, así como los lugares dónde se desenvuelven y las desmedidas situaciones en las que se ven inmersos, se presentan como sumamente habituales.
“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”.
Una historia mágicamente conmovedora que impacta y marca al lector que tiene la suerte de entrar por inmersión en su sublime y excelso mundo, donde sus protagonistas se desenvuelven como si el inmenso tropel de exageraciones, fantasías y ficciones diversas que llenan las páginas de este prodigioso libro correspondiesen a la más elemental de las vivencias propias de cualquier ser humano, lo que provoca en quién tiene la fortuna de disfrutar de esta obra maestra, una fantástica sensación de estar viviendo una mágica aventura. Asombroso.

jueves, 6 de julio de 2017

UNA POLÍTICA INSOPORTABLE

Desesperante en extremo el panorama político de este País, que después de casi un año de inexcusable inactividad y desacuerdo, así como de una falta absoluta de solvencia a cargo de unos políticos ineptos e irresponsables, que después de someternos a sus dictados egoístas y ruines, mantienen una situación que se basa en sus opciones e intereses de partido, que están muy por encima y por delante de los ciudadanos a los que representan.
Con un partido en el gobierno, sumido en múltiples corruptelas, con una mayoría en precario, cogida con alfileres, y una oposición dividida y fragmentada hasta extremos inconcebibles, el aire político se está tornando irrespirable para unos ciudadanos que se despiertan cada día con nuevos casos de corrupción, nuevas  sospechas de derroches y desvaríos y nuevos conflictos internos a cargo de un partido socialista, irreconocible, sumido en el mayor de los desatinos, empeñado en auto destruirse.
Un panorama desolador, que no parece tener fin, que mantiene a los ciudadanos en vilo, constantemente, sin un minuto de respiro, que está logrando una absoluta desconexión entre la mayoría de los votantes y sus partidos, empeñados como están en una lucha continua entre ellos, que olvidan y dejan al margen a quienes les han elegido.
Y lo han hecho, para que no sólo los representen, sino para que los escuchen, les consulten y satisfagan sus mandatos, si no al pie de la letra, sí al menos bajo unos mínimos, que no son otros que el esfuerzo y la capacidad para intentar llegar a acuerdos con otros grupos, en lugar de aislarse cada uno en su particular isla, desentendiéndose de esta forma de quienes han depositado en ellos una confianza que continua y permanentemente se ve defraudada por unos inconfesables intereses personales y de partido.
Y así, día tras día, contemplamos un panorama desolador, con unos grupos que se muestran tozudamente incapaces para llegar a acuerdos, donde todos parecen estar enemistados entre sí, con una hosca actitud cuando de hablar en la tribuna se trata.
Parece que se esfuerzan en mostrar ante los medios de comunicación una firmeza y una falsa seguridad que no redunda en beneficio de los ciudadanos, sino en una mera exhibición de sus convicciones de partido, que parecen reafirmar de esta forma y que a nada ayuda ni contribuye a los necesarios acuerdos para sacar adelante leyes que mejoren la vida de una ciudadanía que escuchándolos, no sale de su asombro ante semejantes desvaríos.
El cansancio a cargo de los ciudadanos, resulta ya a estas alturas absolutamente insoportable, ante unos representantes que sólo están empeñados en representarse a sí mismos y a sus oscuros e injustificables intereses de partido.
Contemplamos así como la imagen de España, que algunos sitúan como la novena potencia industrial del mundo, se desvanece en el panorama internacional, donde nuestros políticos no son capaces de hacer valer a un país como el nuestro, que debería hacerse respetar a todos los niveles y que por el contrario se ve ninguneado con frecuencia, ante una política ineficaz, corrupta y derrochadora, con escándalos continuos que deterioran nuestra ya mala imagen en el mundo.
Poco puede esperarse de un gobierno en minoría, atrapado entre las redes que él mismo ha ido tejiendo, salpicado por innumerables corruptelas hasta el punto que el propio presidente del gobierno se ve obligado a declarar como testigo, y que está empeñado en echar balones fuera, en lugar de enfrentar como debiera los múltiples escándalos en los que está incurso su partido.
Por todo ello, el descrédito, la desconfianza y el recelo hacia los políticos, es la constante en un País, que de ninguna manera se merece a unos representantes que han logrado en los últimos años, que los ciudadanos experimenten un profundo hartazgo hacia la política y los políticos, sin duda plenamente justificado.

domingo, 25 de junio de 2017

MULTINACIONALES DE LA FE

Sin lugar a dudas, la religión en sus múltiples facetas y manifestaciones, es uno de los lugares comunes más recurridos por unos seres humanos, que al margen de su origen y procedencia, de su raza, y de su condición social y económica, practican desde el comienzo de los tiempos, eligiendo como divinidad a la que rendir culto, tanto fenómenos naturales inexplicables para ellos, como astros del cosmos ante los que se sienten inferiores, como dioses a los que dotan de una personalidad humana.
En cualquier caso, su fascinación se convierte en una adoración sumisa y obediente, que los convierte en esclavos de una devoción que les somete a una voluntad inexistente por parte de unos seres que no tienen una presencia inteligente, que no se comunican y que no son, en definitiva, sino la representación más palpable de la inseguridad, la soledad y la debilidad de unos seres humanos que no pueden explicar su presencia en un mundo al que no encuentran una explicación racional.
Religiones hay, que se aproximan más a una filosofía de vida, que a una creencia ciega. Ésta última, se basa en una fe inquebrantable y sin fisuras, como son las monoteístas clásicas, que admiten la existencia de un Dios en el que creen y al que veneran, al que no cuestionan jamás, considerado por sus adeptos como un ser superior, creador de todo y de todos, omnipotente y sapientísimo, sin fisuras de ningún tipo ni dudas que puedan plantearse bajo ningún concepto.
Por el contrario, las religiones orientales se acercan más a un estilo de vida, a una manera de concebir el presente y entender el futuro, a través de un conjunto de acciones personales (denominadas Karma), buenas o malas, que van ligadas al alma mientras ésta transmigra. Cada cuerpo nuevo queda determinado, así como cada acontecimiento que el cuerpo experimenta, por el karma anterior.
La creencia en el karma, es generalmente aceptada, aunque difieran en muchos puntos: algunos aspiran a acumular buen karma y un buen renacimiento, pero otros, considerando que todo el karma es malo, procuran liberarlo del proceso de renacimiento.
El Nirvana es un estado transferente libre de sufrimiento y de la existencia fenoménica individual, experiencia religiosa más identificada con el Budismo. La connotación es que sólo en nirvana están extinguidas las llamas de la lujuria, el odio, la codicia y la ignorancia. En el estado de nirvana se rompe el ciclo de la transmigración, que de otra forma sería eterno.
Pero ¿cuál es el origen de la religión del hombre? ¿Por qué cada cultura venera a algún ser divino? Los antropólogos e historiadores han estudiado esta cuestión y, al día de hoy, hay tres teorías primarias: la teoría subjetiva, la teoría evolucionista y la teoría del monoteísmo original.
La teoría subjetiva enseña que la religión se origina con el hombre. Los humanos tienen una necesidad psicológica de un ser trascendente que brinde significado y esperanza a su existencia en este vasto e impersonal universo. Estos sentimientos se expresan más concretamente mediante símbolos y actitudes, y no a través de un conjunto de sistemas de creencia definidos. A medida que progresa una cultura, estos símbolos y actitudes se desarrollan transformándose en un conjunto de creencias y prácticas.
La segunda teoría con relación al origen de la religión es el enfoque evolucionista. Este es el punto de vista más popular que se enseña o se da a entender en el estudio de la religión. Los proponentes de esta teoría creen, como en la teoría subjetiva, que la religión se origina con el hombre. La religión es el resultado de un proceso evolucionista en la cultura humana.
El tercer modelo para el origen de la religión es el monoteísmo original. Esta teoría enseña que la religión se origina cuando Dios se revela a sí mismo al hombre. La primera forma que asume la religión es el monoteísmo, y a partir de ahí se desvía.
Todas las religiones, pese a sus diferentes enfoques, tienen en común el hecho de que los seres humanos tienden a aceptar a un ser superior (o varios en las politeístas), mitificándolos y venerándolos hasta el extremo, sobre todo en las monoteístas,  de llegar a un abandono o negación total del recurso a la racionalidad y a la capacidad de discernir y analizar científicamente, en un proceso que lleva a una situación que entra en colisión con la inteligencia humana, pero que la historia de la humanidad demuestra de una tozuda y obcecada manera, que siempre ha estado presente a lo largo de sus dilatados milenios.
Y casi todas, de una forma más o menos velada, se convierten con el tiempo en unas auténticas multinacionales que arrastran masas en todo el planeta, llevando a efecto gigantescas demostraciones de histeria y conmoción colectivas, como en el caso de la peregrinación a la Meca, y que en algunos casos son aprovechadas de una forma mercantilista para generar negocio en torno a la fe de quienes allí acuden, en busca de consuelo y curación para sus males, como Lourdes, Fátima, y peregrinaciones y caminos varios que conducen hacia un santo patrón venerado por sus fieles. Y es que la fe, no sólo mueve montañas.

lunes, 19 de junio de 2017

EL REY DE EUROPA

Hace apenas cuatro años, los seguidores del Real Madrid, consiguieron al fin ver satisfecha la consecución de la tan apasionada, ferviente y ardorosamente deseada décima Copa de Europa, que con tanto ahínco y denuedo se resistió durante demasiados años, a una afición tan acostumbrada a los brillantes y continuos éxitos de un club que en esta competición es, sin duda, el número uno de Europa.
Y hete aquí, que ahora, cuando apenas han pasado esos pocos años, se encuentran celebrando la número doce, de la ahora llamada Champions, algo impensable cuando tan eufóricos disfrutaban de la mítica y legendaria Décima, con la que quedaron tan satisfechos después de tan larga espera, hasta el punto de que podrían haber esperado algo más de lo que lo han hecho, pues tan contentos estaban con esa cifra de diez campeonatos, algo inalcanzable, y mucho menos ahora, para el resto de los competidores.
Aún mantiene mi memoria viva, los mágicos años de aquellas ilusionantes y fantásticas cinco copas de Europa consecutivas, que el Real Madrid encadenó una tras otra y que fueron la admiración del mundo deportivo de entonces, que despertaban la envidia y el asombro en todo un continente europeo.
 En aquellas fechas, apenas se hablaba de España, salvo para denunciar una penosa situación social y política, que con una tímida apertura pretendía abrirse al resto del mundo, en un País donde una férrea dictadura no permitía ningún tipo de libertades a unos ciudadanos que vivían los éxitos del Madrid, como sutil bálsamo para combatir sus numerosas desdichas.
Todavía me causa una ligera y agradable sensación, escuchar el himno de Eurovisión que entonces se emitía simultáneamente con el logotipo de este certamen, y que era la señal que precedía a la conexión por televisión de una más de las finales de la Eurocopa que el Madrid disputaba, y que aún hoy sigo asociando a esa sintonía, preludio de aquel famoso "¿qué, el Real Madrid otra vez campeón de Europa?”
Son muchos los que no logran entender este torrente de sensaciones que los seguidores de un equipo pueden llegar a experimentar en estas particulares situaciones. El hecho es que estos grandiosos eventos, como la última final de la Eurocopa, son vistos en todo el mundo por centenares de millones de ciudadanos, que se agolpan ante el televisor para vivir hora y media de una intensa y vibrante emoción, que despierta pasiones que resultan difícil de comprender para tantos que no sienten ningún interés por este u otros deportes de masas.
Pero la realidad de cada día, conduce a pensar que la gente, que vive todo tipo de situaciones y circunstancias agradables unas y adversas otras en su día a día, tiene todo el derecho del mundo a disfrutar con sus mitos, que por otra parte casi todos, ya sean de uno u otro origen o de una u otra esencia, solemos mantener en nuestro ideario existencial, y que nos satisfacen en unas ocasiones y defraudan en otras, pero que en cualquier caso pasan a formar de nuestra vida de forma habitual y permanente.
Es por todo ello que estas efusiones que tantas críticas procuran por parte de quienes no aceptan ni entienden estas manifestaciones, carecen de un elemental sentido lógico y humano, ya que no es necesario ser un enfervorizado seguidor de un determinado deporte ni de un club concreto para seguir con cierta pasión estos acontecimientos, que como en este caso, proclaman a un equipo de fútbol, como el indiscutible Rey de Europa.